Cómo combatir la astenia primaveral

Todos reconocemos esa sensación de tristeza que a veces nos invade: sobre todo, en épocas como ésta. ¿Estamos dando la bienvenida a la astenia primaveral? Habitualmente, nos sentimos tristes por algún motivo concreto, pero esto también nos puede ocurrir sin razón aparente.

Falta de entusiasmo, de concentración, cansancio, apatía, dolor de cabeza… Estos sentimientos pueden hacer que no avancemos, no alcancemos nuestros objetivos o que veamos la felicidad como algo muy lejano. Estos síntomas le suceden a aproximadamente el 85% de la población con la primavera. Cambiando nuestros hábitos de vida, como descansar bien, llevar una alimentación saludable o tener una actitud positiva conseguiremos influir directamente en nuestro estado de ánimo, haciendo que el organismo se autorregule y acomode más rápido.

Y como no nos gusta veros tristes…. Os damos las mejores claves para superar esta mala época:

Habla sobre la causa de tu tristeza: A veces, no tenemos problemas en saber qué es lo que nos está causando estar así y podemos hablarlo con naturalidad. Sin embargo, hay veces que no somos conscientes de por qué nos encontramos de este modo. Es primordial destapar el causante de tanto daño con el fin de ponerle solución lo antes posible.

Gestiona tus emociones: Aprender a observar cómo son nuestras emociones nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y gestionar adecuadamente el momento de la vida en el que estamos. Debemos encontrar un equilibrio entre nuestros sentimientos y nuestra razón, para darles el valor y la importancia en su justa medida.

Ordena tu vida: No sólo en nuestro interior, sino también referente a los objetos que tenemos a nuestro alrededor. Deshazte de las cosas que no aportan nada en tu vida y llénate de energía positiva en su lugar.

No trates de evitar la tristeza: Hacer como que no ha ocurrido nada no es la mejor solución. Cada una de nuestras vicencias, emociones y sentimientos nos llevan a donde estamos ahora y hacen que afrontemos el futuro con más energía que nunca. Debemos sacar partido de esa tristeza y transformarla en algo positivo.

Descansa mucho y come adecuadamente: La falta de descanso afecta de manera directa a nuestro estado de ánimo, por lo que debemos intentar dormir bien para recargar la mente, pero también el cuerpo. Es imprescindible que mantengamos una dieta saludable, con alimentos que nos aporten bienestar.

Realiza ejercicio de manera regular: La actividad física beneficia nuestro estado de ánimo y mejora nuestra autoestima. Si nos ejercitamos de manera regular recobramos optimismo y echamos ganas a superar los problemas del día a día.

No olvides cumplir tus sueños: Y por último, pero no por ello menos importante, debemos establecer unas metas y objetivos en cada aspecto de nuestra vida, pero por supuesto que sean alcanzables y que podamos ir superando poco a poco.

¡Es el momento de cuidar más de nosotros mismos que nunca!