Alimentos que ayudan a proteger nuestra piel de los primeros rayos

Además de la cosmética y de los alimentos que os recomendamos la semana pasada y que nos ayudarían con la operación bikini, la composición de algunos nos ayuda desde dentro a preparar la piel para el sol.

La primavera trae consigo, no sólo la astenia y las alergias, sino también los primeros rayos de sol que deben servir para ir adaptando poco a poco la piel a esta nueva situación tras el invierno.

Independientemente de que nuestra tez sea más clara o no, siempre es positivo comenzar a consumir determinados alimentos durante el periodo de primavera, preparando así nuestra piel desde dentro. Así, cuando llegue el verano nuestra piel tendrá más fácil el proceso del bronceado.

Todos aquellos que favorezcan la producción de melanina y nos aporten vitamina E, serán positivos de cara a mejorar nuestra piel para el sol. Algunos de ellos son:

Zanahoria: Tiene un alto contenido en vitaminas y es altamente nutritiva. Fomenta la producción de melanina en nuestro cuerpo, ayudando al bronceado natural y además, nos protege ante los rayos del sol. Tomarlo en zumo concentrado es una de las mejores opciones aunque su consumo natural también funciona.

Espinacas: No se conoce su importancia en este campo, pero por su alto contenido en betacaroteno, esta verdura prolonga el bronceado durante más tiempo. Por tanto, es positivo tanto en cualquier dieta como en su función de preparar nuestra piel para nuestro amigo “Lorenzo”.

Manzana: Es una de las frutas que más ayuda a que se nos fije el bronceado. Además, cuenta con cualidades antiinflamatorias, anticatarrales…

Tomate: Tiene una serie de cualidades que ayudan, no sólo con el bronceado sino con la lucha contra el envejecimiento de la piel que puede provocar el exceso de sol. Además, son ricos también en licopeno, lo que permite luchar contra el problema de arrugas y envejecimiento de la piel.

Soja: Es un potente antioxidante y por ello, hace que fijar el moreno sea más sencillo. Es aconsejable para prolongar el tono bronceado.

Por supuesto, tampoco debemos olvidarnos de la hidratación, ya que sólo así podremos mantener una piel tersa y bronceada. También podremos encontrar agua en los zumos de frutas, que poseen un alto contenido y además de ayudar a hidratarnos, favorecen el bronceado que estemos adquiriendo.